martes, septiembre 11, 2012




"Ven aquí, Guerrera, únete a tus hermanos en armas.

Puedes llamarme Kuautekutli; el Señor de las Águilas; he venido a llevarte a tu estancia en el centro de las Cuatro Sendas, en tu propio centro por tu valentía y amorosa nobleza has entrado en los aposentos de los Kuakuawtzin; los Guerreros Águila.
Sí; muchos nos creen inexistentes, pero nuestra amada Orden fue rescatada y puesta invisible para los ojos de los europeos que invadieron nuestra querida tierra; la Orden luchó valientemente, pero habíamos sido traicionados desde el principio y respetamos el último mandato de Tlacaele, deponiendo el macuawitl y provocando el mestizaje del cual emergería victorioso el hombre del quinto sol" 

Ahora Guerreras Xiwuacoatl les necesitamos e invocamos con profundo respeto porque la Orden ya se ha conformado y nos hacen falta sus 3 conocidos poderes para que junto con los nuestros formemos el místico 7, y venzamos juntos el sortilegio de sangre al que hemos sido sometidos, hace más de 600 años, al que tenga oídos que escuche.
 

El Universo es mental, el todo es mente. 

La razón como tal, es tan solo un sistema de creencias, es simple solo es una secuencia interminable de juicios de valor, cuando dejas de enjuiciar te vuelves como niño y las creencias dejan de tener peso, simplemente se derrumban.
 
El hombre y la mujer racionales perciben al mundo a través de sus juicios de valor y por eso el ser humano no actúa sus pensamientos y no vive sus actos. El hombre y la mujer se encierran en sus prejuicios y en las imágenes que tienen de sí mismos y del mundo; conducirse por la vida de esta manera garantiza su estado de ignorancia, al no tener la responsabilidad de desarrollar todos sus poderes o si prefieren llamarlos habilidades naturales.
Poderes que inevitablemente les conducirán a estados de salud y prosperidad.

Si, el Hombre y la mujer pueden transformar sus vidas y sus entornos en un proyecto de felicidad, pero han de hacerlo en comunión el uno con el otro, la Xiwacoatl y el Kuakuawtzin unidos por un firme propósito de transformación para el bien común, tal como nos lo han legado nuestros ancestros Toltecas, en una tradición que ha viajado en el tiempo de boca en boca, de generación en generación, hasta llegar a nosotros en estos momentos de cambio. 
 
 
 

Sé mujer que mira hacia adentro
Sé mujer luz del día
Sé mujer luna
Sé mujer estrella de la mañana
Sé mujer estrella Dios
Sé la mujer constelación huarache
Sé la mujer constelación bastón
Porque juntos podemos subir al cielo
Porque eres la mujer pura
Eres la mujer del bien
Porque puedes entrar y salir del reino de la muerte
Sé la mujer Xiwacoatl.

2 Comments:

Blogger la mis said...

¿La mujer como agente de cambio? Definitivamente, ¿qué no ven que ésta se renueva día a día, capaz de dar vida y de impulsarla?

Grande la mujer.

Saludos.

10:33 a. m.  
Blogger Zeltax said...

Exacto Mis! ustedes son en todo momento agentes del cambio, porque solo ustedes tienen poder sobre 3 cosas fundamentales en el universo, El Nacimiento, La Vida y La Muerte, pero eso es tema de otro post.

8:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home